Años 50’s

La Fórmula 1 lleva entre nosotros más de seis décadas. Son muchos años de carreras apasionantes, adelantamientos imposibles y evoluciones constantes. Por eso, desde MomentoGP hemos hecho un repaso con lo más destacado de la historia de este deporte. Aquí comienza la primera entrega: los años 50.

La historia de la Fórmula 1 moderna se remonta al 13 de mayo de 1950, fecha en la que celebró la primera carrera del Campeonato del Mundo en el Circuito de Silverstone. Desde principios del siglo XX se habían celebrado grandes premios, pero esta era la primera vez que se organizaba un campeonato con regulaciones técnicas y un sistema de puntuación comunes en todas las carreras.

Hablamos de un sistema de puntuación muy diferente al que estamos acostumbrados. Solo los cinco primeros pilotos en cruzar la línea de meta obtenían puntos. Aunque se entregaba un punto extra por la vuelta rápida y otro más por la pole position.

De los siete grandes premios que se disputaron, solo los cuatro mejores resultados contaron de cara al título en la primera temporada. La cifra fue variando a lo largo de esta década, pero nunca llegaron a computarse todas las carreras. El máximo se registró en 1958 cuando se contaron los seis mejores resultados.

formula1.com

Aquella primera temporada fue testigo del dominio absoluto de Alfa Romeo. Los bólidos italianos se hicieron con todas las victorias, poles y vueltas rápidas del año. Habrían logrado ganar el Campeonato de Constructores, de no ser porque este título no se entregó hasta 1958.

Nino Farina, al volante de su Alfa Romeo 158, se alzó con el Campeonato de Pilotos, imponiéndose a su compañero de garaje Juan Manuel Fangio. Fue un mundial muy apretado que acabó decidiéndose en la última carrera por una diferencia de tan solo tres puntos. Fangio perdió el título debido a los tres abandonos que sufrió durante la temporada.

Los abandonos eran algo más que frecuente en las carreras de aquellos años. En muchas ocasiones ni la mitad de la parrilla lograba completar todas las vueltas debido a los problemas de fiabilidad.

La temporada de 1951 fue testigo del despertar de los Ferrari, quienes rompieron el monopolio de Alfa Romeo. Sin embargo, el título cayó en manos de Fangio. Fue otro apretado campeonato que no se decidió hasta el último Gran Premio celebrado en España. Este sería el último título de Alfa, quienes se retiraron de la Fórmula 1 al final de esa temporada.

formula1.com

Los años 52 y 53 fueron los años de Alberto Ascari y su Ferrari. El piloto italiano logró hacerse con dos campeonatos consecutivos en estos años. Además, se produjo el debut de otra de las grandes escuderías italianas, Maserati, cuyos coches mostraron un buen rendimiento desde el primer momento.

En estas dos temporadas, se dio una circunstancia bastante peculiar. La FIA decidió, debido al alto coste que suponía la fabricación de coches de Fórmula 1, que se corriese con monoplazas de Fórmula 2, coches más pequeños y con menos potencia.

Esta circunstancia finalizó en la temporada de 1954, cuando se volvió a una reglamentación exclusiva de Fórmula 1. Aquel fue un campeonato de cambios, el dominio de las escuderías italianas fue roto por las Flechas Plateadas de Mercedes.

Los cuatro primeros años de “la categoría reina” estuvieron dominados por un solo color: el rojo. Y es que en aquellos años el color de los coches venía determinado por el país de la escudería. Así, el rojo era el color de los italianos y el verde pertenecía a Gran Bretaña, mientras que los coches alemanes eran blancos.

Sin embargo, Mercedes no presentaba el blanco alemán, sino su famoso plateado. Esto de debe a que en un Gran Premio celebrado en 1934 tuvieron que rascar la pintura para cumplir con el peso reglamentario.

formula1.com

Volviendo a 1954, Juan Manuel Fangio logró su segundo mundial al volante del Mercedes. Una curiosidad de aquel campeonato es que el piloto argentino disputó las dos primeras carreras con Maserati, ya que las Flechas Plateadas aún no habían aterrizado en la Fórmula 1.

En 1955 Fangio, compartiendo garaje con Stirling Moss, se convirtió en tricampeón del mundo batiendo el récord de más campeonatos ganados que ostentaba Ascari, quien fallecería ese mismo año durante unas pruebas en el Circuito de Monza.

Una temporada después, en 1956, el piloto argentino abandonó Mercedes. Sin embargo, continuó con su dominio, alzándose con su cuarto mundial, esta vez desde Ferrari. Stirling Moss, considerado uno de los mejores pilotos sin título, sería subcampeón aquel año.

El año 1957 sería el último en el que Fangio pilotara una temporada completa. Supuso su quinto y último título, gracias al cual estableció un récord solo superado por Michael Schumacher con siete Campeonatos Mundiales. Esta vez Fangio logró escalar a lo más alto con un Maserati 250F, el mismo que había pilotado durante las dos primeras carreras de 1954.

formula1.com

El mundial de 1958 fue transcendental para la historia de la Fórmula 1. No solo por la inclusión del Campeonato de Constructores, sino por la aparición de los motores traseros, introducida en los Cooper. Los monoplazas ingleses lograron su primera victoria aquel año gracias a esa innovación técnica.

En las temporadas siguientes muchos equipos, como Lotus y BRM, copiaron la colocación trasera de los propulsores. Otros, como los de Maranello, se resistieron al cambio debido a la oposición de Enzo Ferrari.

El honor de convertirse en los primeros ganadores del Campeonato de Constructores recayó sobre el equipo Vanwall. El Campeonato de Pilotos fue para Mike Hawthorn, quien al volante de un Ferrari se impuso a Stirling Moss por tan solo un punto de diferencia. Fue una temporada muy apretada en la que seis pilotos diferentes se subieron a lo más alto del podio en las diez carreras disputadas.

Hawthorn se convirtió en Campeón del Mundo con tan solo una victoria, consiguiendo un record que solo ha sido igualado por Keke Rosberg, quien logró la misma hazaña en 1982.

formula1.com

El último año de esta década, 1959, fue el año en el que los Cooper y su motor trasero finalmente se hicieron con el dominio de la Fórmula 1. Aquel año lograron el primer doblete de la historia ganado los dos títulos que estaban en juego. Contaron con Striling Moss, Jack Brabham y Bruce McLaren para alzarse con el Campeonato de Constructores, mientras Brabham alcanzaba la victoria en el de pilotos.

La Fórmula 1 de la década de los 50’s era muy diferente a la que vemos hoy en día. Las carreras eran mucho más largas, alcanzando las tres horas con regularidad hasta 1958, cuando se estableció la limitación de dos horas que sigue vigente.

Los campeonatos estaban compuestos por muchas menos carreras que en la actualidad. La temporada en la que se disputaron más Grandes Premios fue la de 1958, en la que se disputaron 11. Diez de ellas fueron de Fórmula 1, más las 500 millas de Indianápolis, que se disputaba bajo otras reglas.

La seguridad en aquella década brillaba por su ausencia. La única protección con la que contaban los pilotos era un casco, que no cubría toda la cabeza, y unas gafas protectoras. La alta velocidad a la que se circulaba provocó una quincena de accidentes mortales en la década de los 50’s.

Los años 50 fueron años de grandes luchas en pista, años en los que pilotaron algunas de las grandes leyendas del deporte, años de emocionantes carreras, de adelantamientos que dejan la piel de gallina y de pilotos que se jugaban la vida en cada curva. En definitiva, fueron los años que marcaron el comienzo de todo lo que es la Fórmula 1.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Watch Dragon ball super