Años 80’s

Estamos ante la década más apasionante y revolucionaria de la categoría reina, no solo a nivel tecnológico o publicitario sino a nivel de interés mundial. Son unos años donde grandes leyendas forjaron su legado y la era turbo impuso su dominio sobre el motor aspirado Ford Cosworth, usado por casi todos los equipos en 1980 ya que era competitivo y fiable.

Resultado de imagen de 1980 Williams FW07B - Ford (Carlos Reutemann)

1980 Williams FW07B – Ford (Carlos Reutemann)

A nivel de escuderías nos encontramos con la gran Brabham-BMW con la que Nelson Piquet gano el mundial de 1981 y el 1983, pero también con Renault, Ferrari, Williams, Ligier, Mclaren, etc. Una época de verdadera competencia e innovación que marcaría un antes y un después.

Hablando de pilotos, pocos nombres son los que no recordamos como grandes figuras del automovilismo. Keke Rosberg, Nigel Mansell, Niki Lauda, Alain Prost, Ayrton Senna, Guilles Villeneuve (piloto recordado como uno de los showman más temerarios sobre la pista y que murió trágicamente en el gran premio de Bélgica de 1982).

Resultado de imagen de Gilles Villeneuve (Belgium 1982)

Gilles Villeneuve (Belgium 1982)

El gran estallido popular de la Formula 1 en estos años, no fue solo gestado por el avance tecnológico que permitió retransmitir las carreras en vivo, sino por las grandes rivalidades en pista y fuera de ella de escuderías y pilotos con una repercusión mediática descomunal.

En 1984, Lauda que volvió del retiro años antes, gano el campeonato por medio punto sobre Prost. Sumamos a esto que un tal Ayrton Senna, en su año de debut con uno de los peores coches de la parrilla, el Toleman, voló bajo la lluvia 3 segundos por vuelta más rápido que el resto en Mónaco para finalizar segundo tras Prost, su futuro compañero en McLaren y arduo rival, y se nos empieza a hacer la boca agua.

Resultado de imagen de Nigel Mansell Lotus Michele Alboreto Ferrari Monaco GP

Nigel Mansell Lotus y Michele Alboreto Ferrari Monaco GP

1985 fue un disputado año entre los Lotus de Mansell y Senna, que consiguen sus primeras victorias y los McLaren, equipo que se llevaría el gato al agua proporcionando así a Alain Prost su primer título Mundial.

1986 nos demuestra que al igual que la historia se repite, la Formula 1 se basa en movimientos pendulares de dominio que olvidamos, cayendo en el tópico de que, en el pasado, siempre hubo competencia y no monopolio. Pues bien, este fue un año dominado por los Williams-Honda de Mansell y Piquet que aplastaron al resto de competidores. Aun así, el mundial se decidió en la última carrera entre los dos compañeros, decantándose del lado de Prost que defendía título, a causa de un reventón en una de las ruedas traseras de Mansell que inmerso en la lucha, retraso demasiado una de sus paradas.

Llegados a este punto muy parecido al actual, la tecnología de los motores V6 Turbo capaz de generar 1200 caballos, no solo era un peligro para los pilotos, sino también económico para las escuderías que elevaron su gasto a niveles absurdos (panorama idéntico a hoy día). Esto llevo a establecer duras restricciones que culminaron con la extinción de los turbos del 1989 en adelante. El lado positivo lo encontramos como siempre, en la innovación, a nivel de seguridad y rendimiento con el uso de la fibra de carbono y a nivel informático con el uso de la telemetría y recopilación de datos.

Resultado de imagen de Nelson Piquet, Williams-Honda FW11B (1987)

Nelson Piquet, Williams-Honda FW11B (1987)

En 1987, Nelson Piquet se corono como tricampeón a bordo del Williams FW11B motorizado por Honda, monoplaza reconocido como uno de los mejores de la historia de Williams. Honda viendo el escaso rendimiento del Lotus, equipo al que motorizaba, se cambió a McLaren llevándose no solo el motor sino a Ayrton Senna. En 1988 McLaren se vio con una alineación soñada: Prost, Senna, Honda y Gordon Murray, el diseñador histórico de Brabham. Fueron realmente imbatibles y de no ser por un choque de Senna en Italia, habrían ganado todas las carreras. Al final Senna consiguió su primer título, con ocho victorias contra siete de Prost.

Al volver a los motores aspirados, se evitó que huyeran las grandes marcas, pero no solo eso, sino que Ford y Judd, ofrecieron motor a todos aquellos que proporcionaran un monoplaza por lo que se llegó a la increíble cifra de 39 participantes, obligando a realizar una ronda eliminatoria los viernes que dejaba fuera de competición para todo el fin de semana a 9 pilotos.

LA MEJOR TEMPORADA DE LA HISTORIA 1989 según la mayoría de aficionados al motor. Ese año McLaren-Honda siguió dominando con Senna y Prost, pero seguidos muy muy de cerca por los Ferrari de Mansell y Gerhard Berger, los Williams-Renault de Riccardo Patrese y Thierry Boutsen, y el Benetton-Ford de Alessandro Nannini. El título se decidió con un choque intencionado, aunque no reconocido como tal, entre Prost y Senna faltando cuatro vueltas para el final en Japón. Prost no fue sancionado y consiguió su tercer título mundial. Tras ese suceso y la ruptura de relaciones con Senna y McLaren, se fue a Ferrari en 1990.

Se cierra así una década maravillosa donde la F1 se extendió de Europa al Mundo con el ingreso de la televisión en directo, las grandes rivalidades e innovaciones, y por encima de todo, ¡El espectáculo puro y duro!

Diego Orcaray Medina.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Watch Dragon ball super