Conecta con nuestras redes

Midori Kurve

Heartbreak Hotel [Vettel version]

Publicado hace

el

Si cogiésemos suficiente distancia con las cosas que nos rodean en Fórmula 1, veríamos inmediatamente que ni son blancas ni negras sino todo lo contrario.

Sebastian, quien ha sido mi quebradero de cabeza por las mismas razones imputables ahora mismo a Lewis Hamilton, sin querer se ha convertido en paradigma de lo que supone hacer el chorra en Ferrari y acabar pagando los platos rotos. Y entendedme: no voy a sacar mis credenciales ni enseñar el currículum, pero soy tifoso viejo, al menos lo suficientemente antiguo como afirmar que de éstas, la rossa ha hecho muchas.

Tampoco pretendo engañar a nadie. Vettel no es santo de mi devoción aunque reconozco que este año se lo ha currado de cojones, lo que me ha animado a defenderle, sobre todo durante el primer tercio de la temporada [¡Bienvenido, Sebastian!], porque lo cortés no quita lo valiente y porque me gusta ir a las claras, lo que me supone tener pocos seguidores en redes sociales a cambio de obtener toneladas de cariño por parte de la gente que me conoce o se ha molestado en hacerlo.

He defendido otras muchas veces al de Heppenheim pero no es cuestión de aburriros con enlaces. El alemán era buenísimo en 2008, 2009 y 2010, pero aquel último año entró a formar parte de la cosa industrial de la Fórmula 1 y si algo tengo que reprocharle es que a partir de entonces se lo llegó a creer. El papel que se come a su intérprete en el teatro o cine, y esas cosas.

Sebastian es lo que quieren Red Bull y Bernie que sea a partir de 2011. Todo es bueno para la causa y el negoci, y de ahí a 2014, momento en que abandona la austriaca, el piloto alemán vive entre algodones escuderiles y federativos que lo convierten en una sombra de sí mismo. Aterriza en Ferrari y más de lo mismo: el mesías que se parece a Schumacher y va a hacer olvidar a Montezemolo y su tropa, es un puto producto de mercadotecnia indicada más para bobos que para auténticos aficionados. Y lo malo es que Vettel sigue creyendo entonces que su interpretación es más valiosa que mostrarse tal cual es.

Pero en 2017 la cosa ha cambiado. El tetracampeón cambia de registro. Es voraz pero ahora no necesita la pole como un crío precisa del chupete para dormir. El SF70-H es lo suficientemente bueno como para que él ponga un valor añadido que lo llevará a liderar el Campeonato de Pilotos en verano. En cierto sentido, podemos decir que Vettel entiende pronto que no pisa seguro y tira de todo lo que lleva dentro para subvertir una situación que pinta poco bien. Mercedes AMG presenta sus credenciales  demasiado temprano, Red Bull no es ni la sombra de lo que pronosticaban los entendidos y gurúes en pretemporada, Ferrari va con todo, al límite, y el alemán, que no es manco aunque tenga menos carisma que una coliflor, en consonancia retrocede unos años y nos regala la mejor versión de sí mismo.

Pero llega Azerbaiyán, él que pierde los nervios y habría merecido una bandera negra y una o dos carreras en el banquillo, y Ferrari que cede ciertas ventajas por firmar un aquí paz y allá gloria, y Maranello que la caga estrepitosamente, como viene siendo tradicional.

Y Sebastian, que ya soporta suficiente presión, se ve enfocado a soportar más. Singapur, hoy mismo… Leyendo a los que dicen saber, el alemán está casi a punto de perder el Mundial frente a Lewis, pero no es así. El proyecto de Ferrari a partir de 2015 es el que hace aguas y el que nos ha llevado a este momento tan peculiar. Marchionne, Arrivabene, antes que Vettel, son los responsables de lo que está sucediendo. Los campeonatos, como las pruebas, se leen con antelación o simplemente no se leen.

La Scuderia iniciaba 2017 atacando a Brackley y torpedeando la línea de flotación de Milton Keynes. Vettel ha cometido errores pero para paliarlos o mitigarlos estaba el equipo, la squadra, y lo cierto es que a estas horas todos son goles por el ángulo de la portería para Maranello. Sebastian no es el responsable, por Dios. La italiana no ha hecho los deberes y como tifoso me duele decirlo. El de Heppenheim cargará con los gastos de los platos rotos, pero la cagada corresponde a Sergio Marchionne y su concepto de participar en Fórmula 1.

No bastaba con echar a Montezemolo o poner a un estanquero al frente del equipo. Va para tres años y la cosa sigue funcionando como antes: el engranaje falla y quien se come los marrones es el piloto titular. Esto antes de 1988 no sucedía. Il padrino Enzo tenía las cosas mucho más claras.

No os aburro. Os leo.

Continua leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Midori Kurve

¿Ricciardo en McLaren?

Publicado

el

No, me niego a aceptar que soy el único que ha pensado que Daniel Ricciardo tiene a McLaren entre sus opciones para 2019.

Aussie junior se muestra firme, pisa fuerte en la actualidad. Su duelo con herr doctor Helmut Marko, Christian Horner y Dietrich Mateschitz, va más allá de lo que viene siendo un farol. Él sabe algo que no sabemos, y nosotros, que no sabemos, como digo, planificamos su futuro como si supiéramos. Ferrari y Mercedes AMG parecen quimeras porque Raikkonen y Bottas son casi fijos en las quinielas para el año que viene. Red Bull no vale, el australiano es el segundo de Max Verstappen y o le dan lo que quiere o se va a otro sitio que por narices no puede estar en Milton Keynes porque en caso de no ser así, se quedaría en la austriaca, que sé que nos entendemos.

f1.com

¿Y McLaren? ¿Qué tal McLaren…?

Obviamente habría que meter a Woking en el cuadro para 2019, como alternativa, se entiende. Pero eso pasaría por aceptar previamente que la británica no esté trabajando para triunfar en 2018 sino para sentar las bases de una campaña exitosa a varios meses vista. Entonces sí, entonces Daniel encajaría en una ecuación que a tenor de los datos que tenemos sobre la mesa parece una entelequia a día de hoy.

Pero como vengo diciendo, el protagonista de este texto no da la sensación de mantenerse al albur de los acontecimientos. Sabe lo que quiere y está luchando por ello, incluso arriesgándose a que como ha sucedido en el Gran Premio de España, su rendimiento haya estado extrañamente muy por debajo de un triunfador en China y de un tipo que saca a su compañero la estrella, 14 puntos en la general de pilotos con tan solo cinco pruebas disputadas.

Se mire como se mire lo de Ricciardo es muy raro. Actúa como si en vez de un doble salto mortal sin red se enfrentara a una pirueta con arnés y un colchón inflado de aire esperando a recogerle en el suelo. Y sin querer o queriendo surge la duda de si Daniel no será el sustituto natural de Stoffel cuando McLaren empiece a parecer un cuchillo afilado.

Mimbres tiene, y de sobra. Ricciardo es todo inteligencia en pista. Sabe pescar en río revuelto. Basta una circunstancia, por extraña que sea, para que Daniel dé muestras de que está capacitado para echarse el equipo a la espalda. Le falla ser el segundo de Verstappen y que Marko le haya señalado con su ojo bueno, como le sucedió a Webber, a Alguersuari. Pero en otro entorno… a saber.

Falta, como digo, conocer si McLaren está tonteando con 2018 o si tiene previsto para 2019 comenzar a comerse a sus rivales.

Pongámonos en el mejor escenario; total, no cuesta nada. Woking tiene la vista puesta en la temporada que viene. Lucha actualmente por mantener al asturiano y el enfoque del equipo está puesto en consolidarse la campaña próxima. Daniel, en este escenario, ni es una mala alternativa ni supondría un paso atrás, más bien todo lo contrario.

Una dupla Alonso/Ricciardo en 2019 haría que se le cayeran los calzoncillos a más de uno. Falta McLaren, es obvio, pero lo de la británica es sólo cuestión de tiempo. Pero ¿y si llega? ¿Y si le rollo de 2018 no es sino la antesala de algo mucho mejor? No me digáis que no pinta bien un Daniel vestido de naranja papaya.

Os leo.

Daniel Ricciardo celebra la victoria // twitter.com/f1

Continuar leyendo

Midori Kurve

El quinto, el más caro…

Publicado

el

2018 supone para Vettel un nuevo intento por conseguir la quinta corona y, también, una nueva oportunidad de volver a doblar la rodilla.

Estoy seguro que el piloto de Heppenheim lo tiene en mente. Su situación es delicada e imagino que él es el primer interesado en cambiarla, aunque no debemos olvidar que, sobre el papel, las opciones de este año vuelven a estar del lado de Brackley y desgraciadamente para el alemán, Hamilton milita allí.

En este orden de cosas, si comparamos la historia reciente de uno y otro tetracampeón del mundo nos encontramos con que mientras Lewis disfruta de lo que podríamos denominar una buena racha, a Sebastian parece que le han hecho mal de ojo.

El británico ganó su primer título mundial en 2008 y tuvo que esperar a 2014 para lograr el segundo. No fue fácil. En McLaren estuvo en la pomada en 2012, pero las tres temporadas anteriores no fueron precisamente fáciles. A partir de ese momento y habiendo cambiado de aires con Mercedes AMG en 2013, los astros parecieron alinearse definitivamente para el de Tewin. Bueno, en 2016 fue batido por Nico Rosberg, pero tres coronas en cuatro años no está nada mal, y menos si en el quinto partes como máximo candidato a continuar los triunfos.

El caso de Vettel es muy diferente, radicalmente distinto, diría yo.

Sebastian destaca en 2008 y casi alcanza la cumbre en 2009 (subcampeón) para terminar disfrutándola en solitario de 2010 a 2013. En 2014 se tuercen las cosas, ni siquiera con el apoyo explícito de su equipo es capaz de doblegar a Daniel Ricciardo, su compañero en Red Bull, y queda quinto, inmediatamente detrás de Valtteri Bottas (Williams). Sale de Milton Keynes con dirección a Maranello para liderar el proyecto de renovación de La Scuderia, y aunque 2015 no supone una gran campaña tampoco se puede negar que el futuro parece entonces bastante prometedor. Sin embargo, 2016 supone un nuevo mal trago: cuarto en la general y lo que es peor, a la sombra de Ricciardo y su antigua escuadra.

En 2017 las cosas pintaban francamente bien, pero la fiabilidad y una serie de errores —alguno de ellos incalificable—, llevan al alemán a tirar por la borda todas sus opciones. Acaba segundo pero con un profundo sabor agridulce…

Para 2018 las espadas están en alto. La primera semana de entrenamientos nos ha mostrado que tanto Ferrari como Mercedes AMG andan lo suficiente fuertes como para pronosticar que Hamilton y Vettel se van a ver de nuevo las caras sobre el asfalto. En teoría la cosa podría estar tan igualada como la pasada sesión, pero si estoy escribiendo estas líneas es por recalcar que los dos protagonistas van a luchar por su quinto entorchado desde prismas diferentes y en cierto modo opuestos: Lewis lleva la ventaja, es el vigente Campeón del Mundo y conducirá una máquina que hoy por hoy es el rival a batir. Está en racha, como decíamos al inicio del texto. Por contra, Sebastian tiene la imperiosa necesidad de romper el saque y la obligación de jugar al ataque toda la temporada, o al menos hasta que el horizonte se despeje.

Así las cosas, pienso que Vettel tiene ante sí un hueso bastante duro de roer. Si la presión en Maranello ya es bastante alta por ser quien es, Ferrari tiene incluso más prisa y está más apremiada que su piloto estrella. El último título de marcas de la rossa data de 2008, el de pilotos, de 2007 (Kimi Raikkonen), y Sergio Marchionne no tiene la paciencia de Luca Cordero di Montezemolo… Hagan cuentas, señores, de lo que va a tener que soportar sobre sus hombros y cabeza Sebastian para conseguir igualar en números al irrepetible Juan Manuel Fangio.

Os leo.

Continuar leyendo

Midori Kurve

Halo, solución integral

Publicado

el

No quiero amargar la fiesta a nadie, pero todo lo que hemos visto sobre el Halo hasta ahorita mismo, que dicen, podría quedar viejo en cuanto veamos las soluciones que comenzarán a presentarse a finales de este mes, o como muy tarde, a comienzos del próximo.

El Halo es feo, parece hecho a mala baba, produce un rechazo infinito y hay quien afirma que destruye el ADN de la Fórmula 1, pero es obligatorio en 2018, de forma y manera que todo los coches de la parrilla van a tener que incorporarlo.

Otra cosa es cómo lo hagan, obviamente, porque en su integración definitiva en el vehículo va a tener mucho que ver la filosofía que le dé cada departamento de diseño, tal y como ocurre, por ejemplo, con la estructura anti impacto que oculta el morro de los monoplazas, idéntica para todos pero gestionada al gusto para cada modelo.

Os confieso que yo mismo he hecho de tripas corazón. Como mal menor entiendo que haya que cubrir la cabeza del piloto de alguna manera, a pesar de que instintivamente asocio nuestro deporte a poder ver el casco y las manos del conductor sin estorbos. Pero los tiempos mandan e imponen su criterio, así que por evitar males mayores asumo que hay que perder un poco de esencia con tal de seguir disfrutando de nuestros muchachos sin tanto funeral como había antes. En este sentido, me decanté por la cúpula cerrada, miré para otro lado cuando Red Bull presentó su aeroscreen, y maldije la hora en que se impuso el cachivache éste como solución inmediata a un problema que me parece mucho mayor.

El Halo no pararía el muelle que por poco se lleva por delante a Felipe Massa en Hungría 2009, por ejemplo. No sé si evitaría el impacto de un neumático o una pieza como las que terminaron con las vidas de Henry Surtees o Justin Wilson. Y en el caso de Jules Bianchi, tampoco soy capaz de calibrar si con é habría sido menor la brutal deceleración que sufrió el cerebro del piloto francés al encontrarse con la grúa en Suzuka —a fin y a cuentas la causa última del desenlace fatal—.  En cambio, sí tengo claro que cualquier protección, por fea o aparatosa que sea, es mejor que nada…

Dicho lo cual, de momento hemos disfrutado del armatoste en su forma sintética adaptado a cada uno de los coches de 2017, pero resulta lógico pensar que en cuanto deje de ser un apaño que parece un andamio hecho con tres hierros, esté integrado en el paquete de soluciones de la célula de seguridad y pase todos las pruebas de la FIA, ofrecerá un aspecto seguramente muy diferente.

Como muestra de que no todo está perdido en cuanto a que podamos terminar aceptándolo entre nosotros, me he permitido encabezar esta primera entrada de 2018 con un magistral ejercicio de estilo que ha surgido de la mano del artista Olcay Tuncay Karabulut. Es casi un fijo en la quiniela que no serán así, pero ojito con las interpretaciones, que ya vimos lo que daba de sí la creatividad extrema en el Lotus E22 de 2014, sí, aquél que presentaba una nose bifurcada y asimétrica.

Una vez integrados en los monoplazas, si aguantan los esfuerzos establecidos por la FIA y responden a los márgenes de medidas, todo es posible, incluso que nos enamoremos de ellos porque además de una solución integral resulten fardones.

Os leo.

Continuar leyendo

Twitter

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

En MP Motorsport, ven a Roberto Merhi regresando a la Fórmula 1 t.co/QSOHBRuxiW

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Evento de Red Bull en Zandvoort durante este fin de semana t.co/fvIi40qpco

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Mika Hakkinen avisa a Kevin Magnussen sobre su estilo agresivo t.co/U8P6lqDiyw

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Victoria de Charles Milesi en la segunda carrera de la FR Eurocup en Silverstone t.co/n8xvkXEZyr

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Gran fin de semana para Guillem Pujeu en Motorland t.co/65cVMtngnb

Show Media
Tweet Media

Facebook

Meta

Populares

Copyright © 2017-2018 MomentoGP.
Este sitio web no es oficial y no está asociado en ningún modo con el grupo de compañías de la Fórmula 1. F1, FORMULA ONE, FORMULA 1, FIA FORMULA ONE WORLD CHAMPIONSHIP, GRAND PRIX y marcas relacionadas son marcas registradas de Formula One Licensing B.V.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies