Connect with us

Los momentos históricos

Graham Hill y su triple corona

Published

on

Graham Hill es el único piloto en la historia del automovilismo que ha ganado la triple corona, es decir, el Gran Premio de Mónaco, las 500 millas de Indianápolis y las 24 horas de Le Mans. Algunos de los mejores pilotos de la actualidad, como Fernando Alonso o Juan Pablo Montoya, se han puesto como objetivo arrebatarle ese record. Viajemos al pasado para ver cómo consiguió el piloto inglés tal azaña.

Hill compartió parrilla con algunos de los mejores pilotos de la historia durante su larga trayectoria en Formula 1. Desde Stirling Moss hasta Niki Lauda, pasando por Jack Brabham, John Surtees, Jackie Stewart o Jim Clark. Nunca fue considerado el mejor o el más rápido, sin embargo, cuando miras su palmarés te das cuenta de que la imagen que se tiene de él no es del todo justa. Quizás esto se deba a la imagen que él mismo transmitía. Era un showman, uno de los pilotos más queridos y apreciados fuera de la pista. Eran frecuentes sus apariciones en televisión, donde se ganaba al público con su gran sentido del humor.

Graham llegó a la F1 en 1958 de la mano de Colin Chapman, con el equipo Lotus. No tenía apenas experiencia en competición, solo un par de años en F2; antes era un mecánico más del equipo. Después de dos años de adaptación a la nueva categoría sin brillar mucho fichó por BRM, cansado de la poca fiabilidad de Lotus.

Graham Hill, 1958

En BRM creció mucho como piloto; a menudo usaba sus conocimientos de mecánica para modificar el coche a su gusto, el inglés comenzaba a llamar la atención. Hasta que en 1962 llegó su gran año. El BRM era un gran coche y Hill tenía la suficiente experiencia como para dominar carreras. Pasó por encima de los Cooper, Lotus y Ferrari para llevarse su primer título mundial.

En 1963, su primer triunfo en las calles de Mónaco, todo iba a pedir de boca hasta que un implacable Jim Clark y su Lotus se interpusieron en su camino. Los siguientes años fueron duros para Hill, siempre a la sombra de Clark o Surtees para el público inglés. Eso no impidió que dominara más veces en el principado, ganandose el apodo de Mr Mónaco.

Graham Hill, Monaco 1966

En esta época era normal que los pilotos saltaran de categoría en categoría, tratando de realizar el mayor número de carreras y campeonatos posibles. Hill participaba en las 24 Horas de LeMans desde 1958, cada año con un equipo diferente, desde Lotus hasta Porsche pasando por Aston Martin. Cada año con compañeros diferentes, lo que le reportó una gran experiencia. En 1963 ganó la carrera, pero fue descalificado posteriormente ya que el coche no cumplía el reglamento. A parte de ese año, nunca consiguió terminar la carrera por problemas de fiabilidad, algo bastante común.

Hill decidió dejar Le Mans a un lado y centrarse en volver a ser campeón en F1. Igual que en Le Mans, muchos pilotos de F1 competían en las 500 millas de Indianapolis. Hill nunca había participado, pero en 1966 recibió una propuesta para remplazar allí a un piloto que acababa de fallecer.

No mostró una gran velocidad en clasificación, situando su Lola-Ford en vigésimo tercer lugar. En la carrera fue muy constante, siempre en la vuelta del líder. Iba segundo cuando de repente vió una especie de humo blanco, ¡Era el coche de Jackie! Quedaban tan solo 10 vueltas para el final cuando adelantaba a su amigo Stewart, y ahí estaba él liderando la carrera, una carrera en la que no tenía ni siquiera previsto participar.

Completó las 10 vueltas restantes manteniendo a distancia a Jim Clark y se proclamó campeón de las 500 millas. Fue el primer rookie en hacerlo desde 1927, estas fueron sus primeras palabras: “Estoy realmente sorprendido de haber ganado la carrera” . Muchos de los participantes se quejaron, decían que Hill no había adelantado a nadie. La IMS admitió tener problemas con los cronos, pero nadie quiso denunciar el resultado, Graham tenía ya dos de las tres carreras que le convertirían en leyenda.

Graham Hill, Indianapolis 1966

De vuelta a la Formula 1, no había nada que hacer; con el cambio de normativa del 66’ los Brabham eran imbatibles. Entonces, Graham decidió volver a Lotus a pesar de tener como compañero al mismísimo Jim Clark. Poco a poco, Lotus fue recortando la distancia, de  tal forma que en 1968 el equipo estaba preparado para luchar por el título, disponian de un gran coche y dos magníficos pilotos. En la primera carrera el Lotus se destapó como el coche a batir, Chapman había vuelto a hacer magia. Todo el mundo esperaba una batalla entre Hill y Clark por el campeonato.

Como ya he mencionado anteriormente, era común que los pilotos participaran en más series a parte de la F1, algunos por ambición, otros por dinero y fama y otros por el simple hecho de que les gustaba conducir. A este último grupo pertenecía Jim Clark, uno de los pilotos más talentosos de todos los tiempos. El destino quiso que falleciera en una carrera de F2 bajo la lluvia, en el antiguo circuito de Hockenheim. Sin Clark, Hill ganó aquel año su segundo título con bastante comodidad.

En 1969 llegó la revolución de la aerodinámica; todos los equipos estudiaban y probaban los cambios de comportamiento del coche con diferentes alerones. Este nuevo elemento provocó muchísimos accidentes, la mayoría porque los ingenieros no encontraban un lugar apropiado para anclarlos. El mismo Hill sufrió un durísimo accidente en Watkins Glen, fue de tal gravedad que se rompió las dos piernas, todo el mundo lo daba por acabado.

Graham Hill, Monaco 1969

Graham, a sus 40 años decidió luchar para volver más fuerte, afrontó una dura reabilitación para volver a ser campeón. Sin embargo había perdido la confianza de Chapman, que lo relegó al segundo equipo de Lotus; aunque para pilotar el coche del equipo oficial. Hill no se rendía, pero los resultados no eran buenos. Cambió de aires, se fue a Brabham en 1971 pero su situación no cambiaba, era superado por sus compañeros y el fin parecía cerca.

En el año 72′, sin ninguna posibilidad en la F1 y con un pie fuera de Brabham, Hill decide volver a participar en las 24 Horas de LeMans, esta vez con el equipo Matra, con Henri Pescarolo de compañero. El 11 de Junio de 1972 Graham hill hizo historia consiguiendo ganar las 24 horas, y la triple corona. Los Matra se mostraron imbatibles para Porsche y Ferrari, 1-2 para el equipo francés. La lucha había merecido la pena, fue el último destello de la estrella inglesa.

Graham Hill, Le Mans 1972

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los momentos históricos

¿Hasta cuándo? Mika Hakkinen

Published

on

Todo el mundo sabe quién es Mika Hakkinen, por supuesto, uno de los mejores pilotos de la historia. Siempre se recuerdan sus apasionantes duelos con Michael Schumacher, sin embargo, pocas veces la gente tiene en mente la forma en la que terminó su paso por la F1, y es lo que vamos a recordar hoy.

Nos situamos en el año 2000, Mika ya es bicampeón después de derrotar en el 98′ a Schumacher y en el 99′ a Irvine, eso sí, con un coche superior diseñado por Adrian Newey. Mika empieza el año algo dubitativo, dejándose bastantes puntos tanto por errores como por fiabilidad, mientras Schumacher no perdona. Algo parece haber cambiado en Mika, como si se conformara con los dos títulos que tiene y no quisiera luchar más contra Schumacher, que se muestra impasible. Aun así, el McLaren era un gran coche, sino el mejor, y Mika acabo ganando 4 carreras ese año por las 3 de su compañero Coulthard.

f1photo.com

Fue entonces cuando Ron Dennis, jefe del equipo McLaren, pensó que debía hacer algo para volver a motivar a su piloto. El contrato de Mika terminaba a finales de 2001, y lo que le propuso fue lo siguiente. El salario de Hakkinen entonces era de 10 millones de dólares, cuantioso, pero algo justo para un doble campeón del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta que Michael cobraba unos 30 millones y Villeneuve unos 16.

Dennis le propuso bajar su salario a 5 millones y añadirle un bonus de 1 millón por victoria, con lo que por ejemplo en este año 2000 habría ganado un millón menos. Esto no le gustó nada a Mika, que pensaba que el rendimiento del equipo había bajado considerablemente y sería muy complicado lograr más de un par de victorias. Por ello le dijo a Dennis que se lo pensaría a lo largo del 2001.

f1photo.com

McLaren comienza bastante mal la temporada, muy por detrás de Ferrari incluso a veces también de Williams. Pero todavía peor es el rendimiento de Mika, superado ampliamente por su compañero Coulthard tanto en clasificación como en carrera. Además, sufrió un golpe muy duro psicológicamente en el Gran Premio de España, en el que, liderando cómodamente la carrera, tuvo que retirarse en la última vuelta por un problema de fiabilidad, regalándole la victoria a Schumacher.

Mika había perdido completamente la fe en su equipo, y esto provocó que la relación se enfriara mucho. Todos daban por hecho que no renovaría, así que Dennis se apresuró a firmar a una de las jóvenes promesas de la parrilla, Kimi Raikkonen.

Al final Hakkinen terminó el 2001 con dos victorias, las mismas que Coulthard, sin embargo, el escoces terminó segundo en el campeonato mientras que el finés acabó en quinta posición. Seguramente que a Mika le llegó alguna oferta de otro equipo, pero a sus 33 años realmente creía que era el momento adecuado para retirarse y así poder dedicar más tiempo a su familia.

f1photo.com

 

Continue Reading

Los momentos históricos

Black Jack

Published

on

Black Jack, así es como era apodado Jack Brabham. Esto nos da una idea bastante clara de la imagen que se tenía de él. Un hombre rudo, tanto dentro como fuera de la pista; era de esos que hacía lo que fuera por ganar. Un competidor nato, donde no llegaba su talento, llegaban su inteligencia y experiencia. Sin ninguna duda uno de los mejores pilotos de los años 60. Entonces, ¿Cómo es que no se le recuerda tanto como a otros pilotos? Bueno, la memoria no siempre es justa, y este es uno de los casos más claros.

Moss y Brabham // f1photo.com

Jack Brabham llegó a la F1 en 1957 de la mano de John Cooper. Compitió en varios grandes premios obteniendo buenos resultados pese ser un novato. En realidad, llevaba bastantes años compitiendo, primero en carreras locales en Australia, donde fue descubierto por Cooper, y luego en F2. Los que trabajaban con él, afirman que ya en esta época era un genio en la puesta a punto de los coches, permitiéndole esto ser más rápido y constante que pilotos con más talento.

1958 fue su primera temporada completa, obteniendo buenos resultados. Nada espectacular, hay que tener en cuenta que eran sus comienzos y el Cooper era un F2 con motor de F1. Pero en 1959 a Brabham le llegó su oportunidad. El Cooper se había convertido en un gran coche, el chasis había mejorado muchísimo y la idea de poner el motor detrás del piloto en vez de delante, les dio una gran ventaja frente al resto de equipos. Su mayor rival fue Stirling Moss, quien una vez más se tuvo que conformar con el subcampeonato. Al año siguiente la misma historia, pese a que los demás equipos habían adoptado su idea, eran incapaces de vencer a Brabham. Bruce McLaren, un joven con una historia bastante parecida, su compañero en Cooper, era incapaz de seguirle el ritmo. Jack le veía como a un hijo, y le enseñaba todo lo que sabía acerca de los coches, lo que permitió a Bruce mejorar sus resultados y al equipo ganar ambos títulos de nuevo.

Mclaren y Brabham // f1photo.com

En esta época, Brabham ya era conocido como Black Jack. Era habitual que cuando un piloto fuera a adelantarle se pusiera a defender su posición con mucha agresividad, y en varias ocasiones, que metiera una rueda por la tierra para cegar al piloto de detrás. Un sinfín de repertorio que hacía que los pilotos se lo pensaran dos veces antes de acercarse a Jack.

Los siguientes años fueron duros, un Cooper menos competitivo y la explosión de talentos como Jim Clark, Graham Hill o John Surtees se lo pusieron muy difícil. Aun así siguió acumulando podios y buenas carreras. Fue entonces cuando Jack decidió invertir su dinero en crear un equipo. No era el primer piloto que lo hacía, pero sí que era el primero con la intención de fabricar además su propio coche y no comprárselo a otra marca. Fundó el equipo Brabham junto a su amigo Ron Taurunac, un fabricante de coches australiano, que ejercería de ingeniero del equipo. Fue así como en 1962 nació el BT3, pilotado únicamente por Brabham.

Jack Brabham // f1photo.com

Los comienzos fueron difíciles, con resultados mediocres apenas consiguiendo puntos. Al año siguiente un nuevo chasis, el BT7, pilotado por Brabham y por Dan Gurney. Los resultados eran cada vez mejores, otros equipos les empezaban a comprar sus chasis y con esos beneficios lo mejoraban aún más. En 1964 llego la primera victoria de la mano de Gurney, en el GP de Francia.  Todo iba genial, el equipo se estaba haciendo un hueco entre los grandes, Ferrari, BRM, Lotus y Cooper ya temían a su nuevo adversario.

Todo continuo igual hasta 1966, donde la FIA decidió cambiar el reglamento y aumentar el tamaño de los motores. Casi todos los equipos, salvo Ferrari y BRM, equipaban motores Climax. Con el cambio, el equipo Brabham arriesgó cambiando a motores Repco, una pequeña empresa australiana que Jack conocía. Y la verdad es que no le pudo salir mejor, Brabham arrasó aquel año gracias al motor Repco. Primero en ambos campeonatos. Tricampeón de Fórmula 1, y además con su propio coche, Jack se encontraba en lo más alto de nuevo a sus ya 40 años.

Brabham y Hulme // f1photo.com

Al año siguiente su equipo volvió a ganar ambos campeonatos, pero fue su compañero Denny Hulme el que se llevó el de pilotos esta vez. Jack empezaba a mostrarse menos competitivo que de costumbre, seguramente debido a la edad. Aun así continuó pilotando sus coches hasta 1970, y pese a bajar su rendimiento, consiguió una pole, una victoria y cuatro vueltas rápidas ese año, despidiéndose por todo lo alto. Además vendió su mitad del equipo a Taurunac, que se quedaba como director e ingeniero.  Pese a ser Ron una persona de gran carácter, admitió que era incapaz de llevar el equipo él solo, y un año más tarde se lo vendió por 1 millón de libras de la época (algo más de 14 millones de euros hoy en día) a un tal Bernie Ecclestone, pero bueno, esa ya es otra historia.

Continue Reading

Los momentos históricos

Los Bailarines

Published

on

Bailarín;  dícese de la persona que se dedica al arte de bailar, no solo profesionalmente, sino también como afición. Disciplina, constancia, pasión y valores éticos definen su aporte social a través de su vocación.

En el mundo de la F1 hay muchos tipos de pilotos diferentes, sin embargo hay uno en especial que se diferencia mucho del resto. A mí me gusta llamarlos “bailarines”, ya que no parece que piloten el coche, sino que bailan con él. Los pilotos de este estilo tienen algo especial, un don natural para encontrar los límites del coche, no saben lo que es la telemetría y les da igual si llueve o hace 40 grados, ellos se ponen el casco y salen a bailar.

Los bailarines son también pilotos irregulares, muy frágiles mentalmente. Es por esto que casi ninguno logra ganar campeonatos, pero a la hora de dar espectáculo no tienen rival. El campeón más parecido a un bailarín fue James Hunt, aunque más que un bailarín fue una estrella del rock

Clay Regazzoni // f1photo.com

El piloto icónico de este tipo es Clay Regazzoni, apodado el bailarín por el mismísimo Enzo Ferrari. Era un vividor, un fiestero y en sus ratos libres pilotaba su Ferrari. Tuvo su oportunidad en 1974, pero se le escapó el título en la última carrera a favor de Emerson Fittipaldi. Los años siguientes no pudo hacer nada con un inmenso Niki Lauda como compañero, se fue apagando poco a poco, recalando cada vez en peores equipos.

Gilles Villeneuve // f1photo.com

Otro gran ejemplo es Gilles Villeneuve, que bailaba con su Ferrari como nadie lo hacía. A día de hoy sigue siendo recordado por todo el mundo de la Formula 1, más todavía por los tifosi, por aquellas impresionantes batallas en la pista. Era querido tanto por el público como por los demás pilotos, algo que dice mucho de su carácter. Gilles llego a la F1 en 1976 gracias a la recomendación de James Hunt, que propuso su fichaje a McLaren: “He sido vencido por un tal Villeneuve, ha sido realmente rápido y creo que deberíais contratarle”. Gilles tuvo una carrera demasiado corta en la F1 y no pudo ganar ningún título, pero aun así es recordado como uno de los más grandes.

Jean Alesi // f1photo.com

El último bailarín del que hemos disfrutado a mi modo de ver es Jean Alesi, el romántico. Llegó a la F1 pisando fuerte, desafiando a Ayrton Senna por las calles de Phoenix con un Tyrrell mediocre, sorprendió a todos y el año siguiente los dos mejores equipos le querían en sus filas. Ferrari o Williams, Williams o Ferrari. ¿Hacer caso a la razón y fichar por Williams?, ¿O escuchar al corazón y fichar por Ferrari? Alesi no dudo un segundo y escogió ser piloto Ferrari.

Si hubiera fichado por Williams lo más seguro es que hubiera ganado más de un campeonato, con Ferrari apenas ganó una carrera. Pero eso a Alesi no le importaba, estaba en el equipo que amaba y se había ganado el respeto y cariño de todos, incluso afirma que si tuviera que volver a elegir haría exactamente lo mismo.

Continue Reading

Twitter

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #F1Testing 🕵️ Binotto reconoce que investigarán el DAS ⏱️ No se ven tan optimistas como el año pasado 🖊️… t.co/qWmZnx8JeC

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #F1Testing 🚩 Bandera roja 🚩 🛑 Kevin Magnussen contra el muro

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #F1Testing 📋 Crónica Día 3 Test Fórmula 1 🚀 Bottas domina la sesión de la mañana 🛑 Vettel, con problemas e… t.co/CvVS9BIsR0

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Parafina en la parte inferior del alerón delantero del Mercedes de Valtteri Bottas. El finlandés sigue en lo más al… t.co/bplwRzMNAh

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

Sainz se mantiene en la séptima posición con 59 vueltas a sus espaldas. #F1 #F1Testing

Facebook

Meta

Populares

Copyright © 2017-2020 MomentoGP.
Este sitio web no es oficial y no está asociado en ningún modo con el grupo de compañías de la Fórmula 1. F1, FORMULA ONE, FORMULA 1, FIA FORMULA ONE WORLD CHAMPIONSHIP, GRAND PRIX y marcas relacionadas son marcas registradas de Formula One Licensing B.V.