Connect with us

Midori Kurve

Michel Vaillant y el pequeño Frankenstein

Published

on

Michel Vaillant es un héroe de mi más tierna infancia y, para qué engañaros, su nombre, el de su familia, el de la Écurie Vaillante, las hazañas automovilísticas de todos ellos, me traen gratísimos recuerdos incluso ahora que mi memoria es reacia a bucear tan atrás.

Mi padre, dibujante publicitario con estudio propio en el Gran Vía de Bilbao, fue uno de los culpables de mi afición a los coches. El otro fue mi hermano mayor.

A esa edad de la que estoy hablando, uno sale a retazos y casualidades más que por voluntad definida. A ver, eres un crío y tienes tantas ilusiones que no te caben en la cabeza, y demasiadas aspiraciones que se apelotonan y todavía no sabes lo que significa morder el polvo, así que hoy querías ser astronauta como Neil Armstrong, y mañana, no sé, parecerte a Miguel de la Quadra Salcedo, Jacques Cousteau o Félix Rodríguez de la Fuente.

La verdad es que importaba poco. En absoluto era como ahora. Los héroes de entonces eran auténticos colosos que dejaban huella, no sé si soy capaz de explicarme…

El caso es que Michel ya estaba allí. Antes de que tratara de razonar por qué me había hecho tifoso o por qué me gustaban Stewart, Cevert, Peterson, Hunt o Lauda, el más valiente de los Vaillant ya me hacía soñar con coches de carreras.

La verdad es que su sombra también estuvo a mi lado cuando sin saber muy bien qué me estaba sucediendo, sentí como el corazón roto buscaba abrirse paso a través de mi pecho y garganta aquel amargo 8 de mayo en que lloré por primera vez la pérdida de un ser humano a quien en realidad sólo conocía de verle ejecutar las más asombrosas piezas de coreografía sobre el negro asfalto, mordiendo a sus rivales, pilotando un auto rosso, llevando como dorsal el número 27.

Claro está que para entonces quedaba demasiado atrás aquel pequeño Frankenstein rubio y lleno de pecas que devoraba las Gaceta Junior que traía su padre a casa, que soñaba con ser Michel Vaillant mientras se agarraba a las manos de su madre y cerraba los ojos, porque, en verano, la luz del sol a la vuelta de la piscina le hacía daño más que lo cegaba, que escuchaba antes de dormir las historias que le contaba su hermano mayor sobre Fangio, Ascari o Clark…

En 1982 era un ser distinto aunque en el fondo seguía siendo el mismo idiota de siempre. Estudiaba Bellas Artes y la existencia que había comenzado a golpearte en los riñones, a primeros de mayo, ¡hay que tener mala entraña!

La vida, las caídas inevitables, las remontadas contra pronóstico, alguna de ellas épica… Y posteriormente, un tipo que ha asumido, quizás tarde, que cuando no se puede querer de cerca hay que aprender a querer de lejos aunque la persona amada te odie. Gilles, Michel, y el mundo de las cuatro ruedas como constante. Y con 57 años, el no hagas demasiadas preguntas porque muchas de ellas, la mayoría en realidad, carece de respuesta.

Y cuando crees que nada puede sorprenderte, descubres a comienzos de febrero pasado que dos Oreca 07 LMp2 van a participar en las 24 Horas de Le Mans de este año llevando sobre sus carrocerías la librea de la Vaillante, y hoy, a través de Eloy Entrambasaguas, que un Rebellion R-One (LMP1) ha sido presentado en el Salón de Ginebra homenajeando a la escudería francesa con ocasión de la publicación de un nuevo tomo de las aventuras de Michel Vaillant a primeros de junio próximo, casi quince días antes de que se celebre la mítica prueba de resistencia…

Y piensas entonces en toda esa retórica hueca que aquí supedita la afición futura a las retransmisiones en abierto o cerrado del motorsport, o a la explotación de la figura de Fernando Alonso, cuando todo sería mucho más fácil, y más sugerente si cabe, si alguien se tomara la molestia de parir un personaje de literatura o de tebeos, o de videojuegos si fuese el caso, que narrara las aventuras de un piloto cualquiera que se batiría el cuero sobre la pista, sobre cualquier pista, incluso enfrentándose de tú a tú a los más grandes del momento, como ha hecho Michel Vaillant durante más de 55 años.

Os leo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Midori Kurve

El capital humano [Midori Kurve 025]

Published

on

Las dudas que hay sobre la continuidad de Sebastian Vettel a partir de finalizar esta temporada —hasta ese instante todavía estará vigente su relación con Ferrari—, han reabierto el debate sobre el desperdicio de capital humano en la Fórmula 1.

En caso de que definitivamente se retire, el tetracampeón del mundo 2010 a 2013 contará con tan sólo 33 años (los cumplirá el próximo 3 de julio), prácticamente uno más que Nico Hulkenberg a su salida de Renault y dos con respecto a Nico Rosberg cuando decidió abandonar la máxima categoría tras la consecución de su único título (2016). Independientemente de las razones que llevaron a estos dos últimos a dejar atrás nuestra disciplina —Rosberg colgó los guantes y el casco después de asumir que había conseguido todo lo que quería en la F1, y la de Enstone prefirió sustituir a Hulkenberg por Esteban Ocon para esta temporada—, sus casos, sumados al de Vettel, repito, si finalmente se marcha, nos plantean un escenario en el que la edad es lo de menos y cobran una importancia inusitada las oportunidades, ya que en nuestra actividad, ahora más que nunca, disponer de un buen coche resulta imprescindible.

Por contextualizar un poco, cabe recordar que Michael Schumacher salió de Ferrari con 37 primaveras, en 2006, y tras volver a la competición con Mercedes GP en 2010, se jubiló en Brackley al terminar 2012, con 43. Es una mera referencia, desde luego. El Kaiser es mucho Kaiser y establecer comparaciones resulta bastante arriesgado incluso con su etapa en la de tres puntas, pero creo que nos sirve porque, en definitiva, el heptacampeón pudo aportar a la actividad una experiencia de 10 años más que la que han podido dar nuestros protagonistas, y esto, en un lapso de tiempo que roza la década.

Michael Schumacher

No sé cuándo la Fórmula 1 decidió dejar de exprimir sus mejores limones hasta la cáscara, pero me parece sintomático que ni Hulkenberg ni Vettel tengan ante sí oportunidades que les permitan continuar con un mínimo de dignidad, y, por descontado, que Rosberg no las percibiera en su momento.

Los tres se pueden considerar rápidos y podemos arrogarles la capacidad de proporcionar espectáculo en pista, siempre y cuando el monoplaza acompañase, y en este sentido, no está de más recordar que Sebastian y Nico, el hijo de Keke, han gozado de infinita más suerte que Hulk. Pero a lo que vamos: es un hecho que en la actualidad escasea el sitio en la parrilla para pilotos experimentados que a priori siguen estando en lo mejor de su vida profesional y que difícilmente pueden ser considerados viejos. Caso aparte de Kimi Raikkonen, que este octubre cumplirá 41, la edad de los conductores es relativamente baja por término medio y, por qué no decirlo, también los montantes de las nóminas que pagan por ellos cada equipo, cuestión que, honestamente, pienso que explica mejor lo que está sucediendo.

Dietrich Mateschitz, cuando en 2014 decidió no sentarse a negociar la renovación de Vettel con Red Bull, lo explicó de esta manera: «… a la vista de los problemas con el motor actual, no se necesita a ningún tetracampeón mundial en un equipo que ante el dominio de Mercedes, en el mejor de los casos puede ser el mejor del resto.» Suena duro pero al final todo se reduce a esto. En época dominada por el negocio, la imagen, la técnica y los ingenieros, el piloto ha perdido su tradicional importancia y cualquiera puede cumplir ese papel dentro de lo que supone haber llegado a ser una opción para las escuderías, que no es fácil, obviamente, y si resulta barato mejor que mejor, aunque todo ello entre en franca contradicción con que la Fórmula 1 siga considerándose el máximo exponente del automovilismo deportivo mientras se permite el lujo de rechazar la experiencia como activo y dilapida un incalculable capital humano con tal de ahorrarse unos miserables dólares.

Os leo.

Continue Reading

Fórmula 1

Carlos Sainz. Algo más que un podio

Un resultado especial

Published

on

El tercer puesto conseguido por Carlos Sainz el domingo pasado sobre el asfalto del Autódromo José Carlos Pace (Interlagos) tiene un significado especial que va más allá del hecho en sí.

Supone la guinda perfecta a una excelente campaña del madrileño a falta del Gran Premio de Abu Dhabi, lógicamente. También significa la rúbrica al enorme trabajo que ha desarrollado McLaren durante 2019, y desde luego, la sutura de la brecha abierta en la británica a partir de que anunció a finales de 2013 que para 2015 su motorista iba a ser Honda, pero como insinuaba en el párrafo de inicio, adquiere un sentido más profundo porque la inyección de moral para Woking llega en el momento justo.

Queda muy lejano el Gran Premio de Australia de 2014, cuando la descalificación de Daniel Ricciardo colocó a Kevin Magnussen en la segunda posición y metió a Jenson Button en la tercera. Han sido años duros en los que McLaren ha sufrido convulsiones de todo tipo.

Ese mismo 2014 fue el momento del retorno de Ron Dennis al mando de la escudería tras el golpe de mano dado a su socio Mansour Ojjeh, que se llevó la cabeza de Martin Whitmarsh por delante y vició las relaciones con el motorista de entonces, Mercedes-Benz. El resto de la etapa híbrida resultó todavía peor. 2015, 2016 y 2017 han sido sesiones para olvidar en lo competitivo. Ojjeh devolvía el golpe a Dennis y lo borraba del mapa en las postrimerías de 2017 sustituyéndolo por Zak Brown, lo que agravó la delicada relación con la suministradora de unidades de potencia. En este sentido, la apuesta por Renault para sustituir a Honda en 2018, parecía más un agarrarse a un clavo ardiendo que una solución que ayudase a subsanar las deficiencias en chasis y aerodinámica que supuestamente afectaban a los monoplazas. La marcha de Fernando Alonso y la salida de Stoffel Vandoorne se palió con la llegada de una pareja de pilotos demasiado joven a decir de los expertos: Lando Norris y Carlos Sainz

Carlos Sainz y Andreas Seidl

No me extiendo. A comienzos de esta temporada nada auguraba que tan sólo unos meses después el panorama iba a ser tan radicalmente diferente, y por esto mismo tiene tanta importancia el podio (fantasma) en Interlagos.

La Fórmula 1 ha escatimado minutos de exposición a la de Woking durante toda la temporada, con especial interés en que Carlos Sáinz pareciera invisible a pesar de sus grandes actuaciones, como apuntó su padre en Twitter. Pero nuestro deporte se alimenta también de visibilidad y el tercer puesto en el circuito paulista supuso para todo el equipo la posibilidad de resarcirse de tanto silencio. Aunque fuese instantes después de conocerse que Lewis Hamilton había sido penalizado con 5 segundos y una vez concluida la ceremonia oficial, los representantes de McLaren en Brasil asaltaron el podio rodeando al hombre que lo había hecho posible y ofreciendo innumerables muestras de alegría.

Les hacía falta porque de vez en cuando viene muy bien saber que efectivamente estás pisando terreno firme, que el trabajo da sus frutos y el desierto no es infinito. La británica lo necesitaba y el premio ha llegado en el mejor instante, ya que 2020 se prevé una campaña complicada. En 2021 los coches papaya volverán a llevar propulsores Mercedes-Benz pero queda un largo año por delante conviviendo con una Renault que no está atravesando sus mejores momentos. Ahora, más que nunca, la confianza resulta imprescindible…

Carlos Sainz en Interlagos

Y Carlos Sainz como eje de todo. El madrileño ha sabido liderar la nueva aventura con la cabeza fría y los pies en el suelo. La de Woking es cuarta en el Mundial de Constructores y el español ha sabido acumular 95 puntos de los 140 totales, a falta de lo que nos depare Abu Dhabi, haciendo gala de una conducción limpia y sumamente inteligente que ya lo ha puesto en boca de quienes opinan que está entre los tres mejores pilotos de la parrilla, por detrás de Lewis Hamilton y Max Verstappen.

Su remontada, el adelantamiento a Sergio Pérez y la defensa sin apenas gomas ante Kimi Raikkonen en Interlagos, de nuevo han dado fe de que estamos delante de un conductor ciertamente especial por muy poca atención que le preste la realización televisiva de la FOM. Es el líder de McLaren por derecho propio y seguramente la británica no podría estar en mejores manos. También aquí era relevante el podio conseguido en el José Carlos Pace, porque ha reforzado la idea de que las cosas se están haciendo bien y el futuro ha dejado de ser un lugar sombrío.

Os leo.

Continue Reading

Fórmula 1

¿Preparados para un AMG-Petronas? [Midori Kurve 024]

Published

on

Mercedes-AMG no siempre se ha denominado así. En 2010, cuando Daimler AG decide volver a la máxima disciplina del automovilismo deportivo después de que Mercedes-Benz estuviera ausente desde finales de la temporada 1955, lo hace bajo el nombre Mercedes Grand Prix tras adquirir Brawn GP, la escudería Campeona del Mundo 2009 con sede en Brackley, y mantendrá esta designación hasta la campaña 2012, cuando la modifica por Mercedes AMG F1 Team, y a partir de 2014, por Mercedes-AMG Petronas Motorsport F1.

Es importante el guión que separa la palabra Mercedes del acrónimo AMG —compuesto por las primeras letras de los apellidos de los dos fundadores: Aufrecht y Melcher, y la localidad natal del primero, Grossaspach—, porque no aparece en nuestro entorno antes de esas fechas y cuando por fin lo hace, Daimler AG ha culminado el proceso de independencia de una nueva división del grupo con identidad propia, y Mercedes-AMG se estrena en el mercado alumbrando el portentoso Mercedes-AMG GT R, nuestro Safety Car desde 2015.

Disculpadme este pequeño repaso a vuelapluma por las andanzas de la multinacional alemana en los últimos tiempos, pero me parecía interesante hacerlo porque la Fórmula 1, además de para dar visibilidad a los anunciantes también sirve para que los fabricantes posicionen sus marcas.

Con el telón de fondo de la reciente solicitud a la FIA por parte del grupo Red Bull para renombrar Toro Rosso como Alpha Tauri, resulta muy sencillo colegir que Daimler AG ha aprovechado a la perfección su participación en la máxima disciplina del motorsport para aportar valor añadido a su filial de superdeportivos exclusivos. De 2014 a esta parte ha sumado seis Mundiales de Constructores y de momento cinco de Pilotos (cuatro para Lewis Hamilton y uno para Nico Rosberg), que casi con total seguridad serán seis al finalizar esta temporada, el quinto del británico con la de Brackley. Parece obvio decir que, en términos de imagen, lo cosechado tiene una importancia incalculable porque la de Stuttgart ha superado a Ferrari y porque la denominación Mercedes-AMG se ha asimilado a los conceptos «vanguardia tecnológica» y «éxito».

No me enredo. Como es de sobra conocido, la alemana ha hecho pública su apuesta por la Formula E para esta próxima temporada, para lo cual, se alía con Venturi Formula E Team a través de HWA, que no es otra cosa que la empresa que surgió en 1998 a partir de la absorción de AMG por parte de Daimler AG, de hecho, adopta las iniciales de los nombres y apellido de uno de los fundadores de la segunda: Hans Werner Aufrecht.

Y bien, el movimiento ha hecho saltar las alarmas. Todavía no sabemos en qué consistirá el reglamento técnico previsto por Liberty Media para 2021 en adelante y hay abundante ruido de sables. Por otro lado, Dieter Zetsche se ha jubilado y su sustituto, Ola Källenius, ha mostrado algunas dudas sobre la continuidad de su escudería oficial en Fórmula 1. Existe miedo, que es a lo que vamos, a que Mercedes AMG (Mercedes-AMG, mejor dicho) abandone la Fórmula 1 después de conseguir su 7+7 y se quede sólo como suministrador de unidades de potencia —la firma de aprovisionamiento a McLaren hasta 2024 así lo confirma—. Infundado o no, está ahí y sería necio negarlo, pero como como espero que estemos viendo, al final todo consiste en una diversificación bien planificada y un bonito juego de siglas.

En realidad, el grupo Daimler AG no tiene por qué dar la espalda a nuestro deporte ya que goza de suficiente margen para continuar participando en él. AMG, por ejemplo, es un nombre ínitimamente ligado a la preparación de vehículos de competición y ampliamente reconocido por los aficionados de medio mundo. Daría perfectamente el tipo como garajista en ese futuro que propone la norteamericana a partir de 2021. Además, la posible escudería seguiría ligada a Mercedes-Benz porque montaría las unidades de potencia salidas de la fábrica de Brixworth con la estrella de tres puntas grabada en la tapa de culata del motor térmico…

Incluso suena bien: AMG-Petronas… Todo seguiría quedando en casa.

Os leo.

 

Imagen: @MercedesAMGF1

Continue Reading

Twitter

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #AustrianGP ⚫️⚫️⚫️⚫️⚫️ 🟢🟢🟢🟢🟢 🤩 No es un sueño, es real 🇪🇸 El primero en salir es @Carlossainz55

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #AustrianGP 🖼️ una imagen no es capaz de tener sonido... 🚨🚨 ARRANCA LA FÓRMULA 1 🚨🚨

Show Media
Tweet Media
MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #AustrianGP 💬 Lewis Hamilton: "No voy a parar hasta que vea un cambio de verdad" 🏎 El piloto británico fomen… t.co/jw2YxJ5ynL

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #AustrianGP 🚀 Carlos espera dar batalla en la zona media 🖊️ @sergio_f1_1989 t.co/F7eP57kYBC

MomentoGP's Twitter avatar
MomentoGP
@MomentoGP

📊 #F1 #AustrianGP 💥 Matia llamó a Vettel para decirle que no contaban con él para 2021 ❌ No hubo oferta de renov… t.co/DS8jF3OjQe

Facebook

Meta

Populares

Copyright © 2017-2020 MomentoGP.
Este sitio web no es oficial y no está asociado en ningún modo con el grupo de compañías de la Fórmula 1. F1, FORMULA ONE, FORMULA 1, FIA FORMULA ONE WORLD CHAMPIONSHIP, GRAND PRIX y marcas relacionadas son marcas registradas de Formula One Licensing B.V.